Introduce la palabra o término a buscar

sábado, 27 de mayo de 2017

Tenemos un problema con nuestros titulados en ciencias... son muy pocos

Imagen original aquí
Según datos del informe "La universidad española en cifras, curso 2014-15" elaborado por la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE) el porcentaje de matriculados en grados de ciencia fue del 6.9% en grados de ciencia y del 21% en ingeniería. Y de ese porcentaje, apenas un 20% son mujeres. Nuestros informes PISA (prensa aquí, aquí y aquí) tampoco invitan al optimismo. Eso no es todo. En los últimos cinco años la matriculación en las carreras tecnológicas en el conjunto de España ha caído un 25%, y se calcula que seguirá descendiendo a una media del 3.4% anual en los próximos años (más detalles aquí).

A estas alturas todo el mundo sabe que internet, el big data, la inteligencia artificial, la automatización y robotización de los procesos productivos es nuestro futuro inmediato (más información aquí). La Comisión Europea ha subrayado que casi 1 millón de puestos de trabajo relacionados con la revolución tecnológica en la cual estamos inmersos estarán disponibles. Nos encaminamos hacia un mercado laboral en el cual el conocimiento es la clave y los trabajos poco cualificados van a desaparecer más pronto que tarde.

viernes, 26 de mayo de 2017

¿Quiénes son los mejores economistas españoles?

Autómata anticlaro de luna (1994). Sigfrido Martín Begué 
Hace unos meses un excelente economista, Albert Marcet, señalaba en un artículo de prensa que (...) hay mucha gente que habla de economía sin saber mucho y dice muchos disparates. Desgraciadamente los periodistas prestáis mucha atención a ese tipo de "pseudo economistas". (...) La mayoría no sabe mucho. Hay economistas que están mucho en los medios que siempre están prediciendo catástrofes o diciendo lo que llama la atención para que así les entrevisten otra vez. Estos economistas no son serios. Hay otros que dicen lo que le conviene al partido o al banco de turno. Y creo que una cosa que pasa en España es que los periodistas —y un poco todo el mundo— no buscan a los expertos.

A raíz de esta afirmación dónde podemos encontrar a los mejores economistas españoles. Aunque no es fácil, existe una base de datos denominada RePEc en la cual están alojados más de 2 millones de documentos de trabajo (working papers) y artículos de las distintas ramas de la economía. A partir de RePEc se pueden identificar los principales centros de investigación económica en España y los economistas españoles (o que trabajan en centros españoles) más citados. Como puede apreciarse la mayoría de ellos son desconocidos del gran público, no aparecen en los grandes medios de comunicación con asiduidad y parece ser que la prensa tampoco acude a ellos cuando necesita documentarse sobre los problemas económicos.

lunes, 22 de mayo de 2017

Aporofobia, el rechazo al pobre. Adela Cortina

(...) "los pobres son los que parecen no poder ofrecer nada a cambio en sociedades basadas en el juego del intercambio, en el juego de la reciprocidad que consiste en dar con tal de poder recibir, bien de la persona a quien se da, bien de alguna otra que está autorizada para devolverlo de algún modo. Ésta es la clave de nuestras soiedades contractuales, que son muy superiores sin duda a las que se rigen por el egoísmo asilvestrado, pero excluyen a los pobres porque están sometidas al Principio del Intercambio y también a ese Principio Mateo, según el cual, a quién más tiene, más se le dará, y a quien tiene poco hasta lo poco que tiene se le quitará. En el mundo del intercambio, los pobres provocan un sentimiento de rechazo porque sólo plantean problemas a quienes en realidad lo que desean es ayuda para prosperar, suscitan desprecio cuando se les contempla desde una posición de superioridad, miedo cuando generan inseguridad y, en el mejor de los casos, impaciencia por librarse de ellos, impaciencia del corazón" (capítulo 7, p. 125). Este fragmento pertenece al último libro de la filósofa Adela Cortina (directora de la Fundación ÉTNOR; entrevista 2013 aquí), Aporofobia, concepto que viene a subrayar el rechazo al pobre que impera en nuestras sociedades (más detalles aquí, aquí y aquí). El libro, tras una breve introducción, está dividido en ocho capítulos: (1) Una lacra sin nombre, (2) Los delitos de odio al pobre, (3) El discurso del odio, (4) Nuestro cerebro es aporófobo, (5) Conciencia y reputación, (6) Biomejora moral, (7) Erradicar la pobreza, reducir la desigualdad, y (8) Hospitalidad cosmopolita. En todos los capítulos subyace la preocupación de la autora por el desprecio que se tiene al pobre. Solo por esto merece mucho la pena que le dediquemos un rato a este interesantísimo libro.

domingo, 21 de mayo de 2017

La economía del bien común. Jean Tirole

En el año 2014 Jean Tirole ganó el Premio Nobel de Economía gracias a sus aportaciones en la economía bancaria, la economía del comportamiento, la economía política, la economía laboral y fundamentalmente a la denominada economía industrial que analiza el poder del mercado y su regulación (podéis leer la excelente entrada de Gerard Llobet en nadaesgratis). Recientemente se ha publicado en español uno de los últimos ensayos de este gran economista francés, La Economía del bien común. Sencillamente imprescindible. Entresaco dos fragmentos disponibles online que enfatizan claramente los objetivos del autor.

(...) la victoria de la economía de mercado solo ha sido una victoria a medias, pues no se ha ganado a la gente. La supremacía del mercado, que solo cuenta con la confianza de una pequeña minoría de nuestros conciudadanos, se acepta con un fatalismo unido, en algunos casos, a la indignación. Una crítica poco precisa denuncia el triunfo de la economía sobre los valores humanistas, un mundo sin piedad ni compasión entregado al interés privado, la desintegración del vínculo social y de los valores ligados a la dignidad humana, el repliegue de lo político y del servicio público, o la falta de sostenibilidad de nuestro medioambiente. Un eslogan popular que traspasa las fronteras nos recuerda que «el mundo no es una mercancía». Todos estos dilemas resuenan con particular intensidad en el contexto actual marcado por la crisis financiera, el aumento del paro y las desigualdades, la incapacidad de nuestros dirigentes de hacer frente al cambio climático, la fragilidad de la construcción europea, la inestabilidad geopolítica y la crisis de los migrantes que de ella resulta, así como por el auge de los populismos en todo el mundo.