lunes, 23 de noviembre de 2020

Enigma 6 año 2020

Nuestro personaje de la semana pasada era JP Morgan (1837-1913), probablemente el primer banquero de la era moderna y sin duda uno de los más importantes de la historia. Nacido en una familia de banqueros asentada en la costa este de EEUU, en 1890 -tras el fallecimiento de su padre- se convirtió en la cabeza visible del negocio familiar. Las habilidades financieras de JP Morgan se hicieron patentes después de la Guerra Civil (1861-65) cuando sus movimientos propiciaron la reestructuración del sector ferroviario compuesto por muchas empresas de tamaño mediano. Hacia 1900 la empresa que representaba JP Morgan poseía más de 5,000 millas de ferrocarril, al tiempo que estableció nuevas regulaciones propias del gobierno. En este contexto, se hacía indispensable controlar el mercado del acero. En este sentido, en 1901 fundó la U.S. Steel Company -primera empresa de los Estados Unidos valorada en más de un billón de dólares- comprando previamente la compañía de Andrew Carnegie, otro de los denominados Robber Barons y uno de los tres hombres más ricos de la época. También es conocida su participación en la denominada guerra de las corrientes: Tesla (corriente alterna) y Edison (corriente continua). Mientras Edison se alió con J.P. Morgan dando lugar a la Edison Electric, Tesla creó la Tesla Electric Company asociándose con el empresario George Westinghouse Jr. Con el paso de los años, la corriente alterna se impuso como el mejor sistema para abastecer de electricidad al país. El hecho decisivo se produjo en 1893 cuando la corriente alterna de Tesla fue el sistema seleccionado tanto en la Exposición Mundial de Chicago de 1893 como en las instalaciones eléctricas de las cataratas del Niágara. Sin embargo, para que esto saliera adelante Tesla se vio obligado a vender su patente a Westinghouse. Y, finalmente, Westinghouse tuvo que vender la patente a la antigua empresa de Edison, rebautizada como General Electric y con Edison fuera de la empresa. Había nacido General Electric bajo el control de JP Morgan. Todavía hay más. Tras el pánico financiero de 1893, JP Morgan junto con otros banqueros estadounidenses compraron más de 200 millones de dólares de bonos del tesoro, pagándolos en oro. Aaseguraron la viabilidad crediticia de los EEUU a cambio de importantes comisiones. En marzo de 1907 se repitió la situación (detalles aquí y aquí): crash een el mercado de acciones y elevados tipos de interes. JP Morgan junto con Rockefeller, Harriman, Frick, Schiff y Rogers (entre otros) inyectaron la suficiente liquidez al sistema financiero para evitar su colapso. En 1912 JP Morgan fue sometido a un proceso de investigación por prácticas monopolísticas ya que controlaba dos tercios de las fuentes de financiación del país y sus empresas estaban valoradas en más de 25 billones de dólares. No se demostró nada. El 31 de marzo de 1913 John Pieport Morgan falleció a los 79 años de edad, dejando el mayor imperio financiero nunca jamás visto y estableciendo empresas que hoy en día (o en su momento International Harvest) son verdaderos gigantes en sus sectores como General Electric, AT&T y JP Morgan Chase.

Esta semana busco a dos personas y un hecho muy relevante a partir de las pistas siguientes (recordad que hay que relacionar correctamente las pistas con lo que se busca):

i. Carlos V nació a 60 km. del Atomium
ii. Laurent Kabila y Anwar Sadat
iii. Este verano he decidido visitar la Puerta de Ishtar, el Puente Latino, el monasterio de Khor Virap para divisar el pico Ararat y acabar mi viaje en la antigua Chordemuco.

domingo, 15 de noviembre de 2020

Los orígenes de la teoría cuantitativa del dinero

El cambista y su mujer, M. van Reymerswaele (1539)
Martín de Azpilcueta (1492-1586) es considerado uno de los personajes más importantes de la Escuela de Salamanca o Escolástica Tardía. Con 32 años inició su etapa en la Universidad de Salamanca ocupando la cátedra de Prima en Cánones. En 1537, se trasladó a la Universidad de Coimbra para ocupar la misma cátedra que impartía en Salamanca. En 1556 regresó a España, pero diez años después viajó a Roma para defender al arzobispo de Toledo (Bartolomé de Carranza) de la Inquisición. Allí residirá hasta su fallecimiento en 1586. Para muchos especialistas, Martín de Azpilcueta es considerado el padre de la teoría cuantitativa del dinero (el valor de la moneda varía inversamente con su oferta): “En las tierras do ay gran falta de dinero, todas las otras cosas vendibles, y aun las manos y trabajos de los hombres se dan por menos dinero que do ay abundancia del; como por la experiencia se ve que en Francia, do ay menos dinero que en España, valen mucho menos el pan, vino, paños, manos, y trabajos; y aun en España, el tiempo, que avia menos dinero, por mucho menos se davan las cosas vendibles, las manos y los trabajos de los hombres, que despues que las Indias descubiertas la cubrieron de oro y plata. La causa de lo qual es, que el dinero vale mas donde y quando ay falta del, que donde y quando ay abundancia”. Este fragmento, perteneciente al trabajo Comentario Resolutorio de Usuras, prueba que Martín de Azpilcueta se anticipó a las reflexiones que Jean Bodin escribió en 1568 sobre las variaciones de precios que se estaban produciendo en Europa. No obstante, sería el economista estadounidense Irving Fisher (1867-1947) en el siglo XX quien presentó el desarrollo más completo mediante la fórmula matemática M*V=P*T; donde M es la oferta monetaria, V es la velocidad de circulación del dinero, P es el nivel general de precios, y T las transacciones que tienen lugar en un año. Los economistas asumen que V es constante y que la cantidad de transacciones (T) depende de la tecnología de los productores y la demanda de los consumidores (siendo estos dos elementos los que fijan el precio). La conclusión es clara: si V (velocidad) y T (transacciones) se mantienen constantes, un aumento en la oferta monetaria provocará un incremento en el nivel de precios en la misma cuantía. De forma crítica, Keynes sugirió que la velocidad del dinero no es constante: tiende a crecer en los periodos de inflación elevada y a disminuir en las recesiones. Por el contrario, Friedman apoyó la teoría cuantitativa argumentando que la demanda de dinero real de las personas depende de su riqueza.

jueves, 12 de noviembre de 2020

Los grandes empresarios capitalistas en EEUU, 1850-1890

Original aquí
Tras el final de la Guerra de Secesión (1861-65) que ocasiona más de 600,000 muertos, EEUU asiste perpleja -el 15 de abril de 1865- al asesinato de su presidente Abraham Lincoln. Es claramente un país dividido.

Sorprendentemente en poco más de 40 años se convierte en una de las primeras potencias económicas mundiales. Los factores que explican este ascenso se relacionan con la inmigración europea, la abundancia de recursos naturales, el buen funcionamiento de las instituciones (democracia), la innovación tecnológica y empresarial e incluso unos niveles de vida para la población que bien quisieran sus homónimos europeos. 

lunes, 9 de noviembre de 2020

Enigma 5 año 2020

El personaje de la semana pasada era el demócrata James Buchanan, décimoquinto presidente de EEUU entre 1856 y 1860. Desafortunadamente, Buchanan ha pasado a la historia como uno de los peores presidentes de la historia de EEUU (más detalles aquí y aquí). Siendo secretario de Estado (1845-49) y embajador en Londres trató de comprar la isla de Cuba a España para contentar a los estados del Sur y, de esa forma, acceder a un mayor número de esclavos para que se redujera su coste. Su mandato presidencial comenzó con el denominado pánico financiero de 1857. Sin embargo, la mayoría de historiadores han acusado a James Buchanan de una grave inacción durante los meses de transición entre la elección de Lincoln -primer presidente republicano de la historia estadounidense- en noviembre de 1860 y su relevo efectivo el 4 de marzo de 1861. Seis semanas después, el 12 de abril de 1861, comenzó la Guerra Civil en EEUU (más detalles aquí y aquí).

Esta semana buscamos a una persona cuyo legado puede verse en una gran cantidad de países. Las pistas son las siguientes:

i. James Moriarty nunca estuvo en Chicago
ii. Nuestro personaje no llegó a conocer la Reserva Federal