lunes, 2 de diciembre de 2019

Enigma 7 año 2019

Original aquí
El 27 de agosto de 1979 Lord Louis Mountbatten (biografía aquí, aquí y aquí) fue asesinado por el I.R.A. (Irish Republican Army). Los terroristas justificaron el asesinato de Mountbatten  con el fin de atraer la atención de la opinión pública británica y mundial sobre la continua ocupación que sufría Irlanda (detalles sobre el atentado aquí y aquí). La estrategia del I.R.A. se hizo cada vez más beligerante desde finales de le década de 1960 y sobre todo a partir del 30 de enero de 1972, conocido popularmente como Domingo Sangriento (Bloody Sunday).

La vida de Mountbatten es de leyenda. Para empezar no tenía sangre inglesa, sino alemana, como toda la familia real británica (de hecho, la actual rama gobernante del Reino eligió un más que apropiado Windsor que hiciera olvidar los orígenes alemanes). Sus padres y primos, eran miembros de la casa germana de Hesse. Así que cuando la Primera Guerra Mundial era inevitable, su progenitor cambió el apellido Battenberg por el de Mountbatten. Lord Mountbatten combatió en la I GM, fue un héroe de II GM al firmar la expulsión de los japoneses de Birmania y Singapur y fue el último virrey de la India en pleno proceso de descolonización. La violencia no acabó ese 27 de agosto. Un día después del ataque contra Mountbatten, el I.R.A. asesinó a 18 soldados británicos con una doble bomba en un cuartel fronterizo con el Ulster (Irlanda del Norte). Aunque hubo altibajos y atentados aislados con posterioridad, la violencia y el terrorismo no cesaron en Gran Bretaña e Irlanda del Norte hasta los Acuerdos del Viernes Santo de 1998 (un largo camino desde la Guerra de Independencia Irlandesa 1919-21, el tratado anglo-irlandés de 1921 que consumaba la división de Irlanda en dos y la posterior Guerra Civil Irlandesa entre 1922 y 1923).

Esta semana buscamos a un personaje con cierta polémica, siendo las pistas las siguientes:

i. Indochina
ii. La noche de los cristales rotos (ver aquí)
iii. Watergate (más detalles aquí y aquí)

sábado, 30 de noviembre de 2019

¿Por qué se produjo la crisis financiera del 2007? ¿Quién es el culpable de la Gran Recesión?

La locura del dólar, 1932
¿Por qué se produjo una crisis financiera global en 2007? Aparentemente su inicio estuvo vinculado a fuertes problemas en el sector inmobiliario de EEUU. En concreto, se concedieron préstamos de alto riesgo a personas que generalmente tenían un dudoso historial crediticio (o incluso jamás podrían pagar dichos préstamos). Estos préstamos recibieron el nombre de hipotecas subprime o hipotecas basura. Como es bien sabido, la gran cantidad de impagos hipotecarios en EEUU arrastró a los mercados financieros mundiales y llevó a numerosas economías a la recesión. Pero existen más preguntas. ¿Por qué concedieron tantos préstamos y de dónde salían? ¿Cómo se propagó la crisis al resto de las economías más avanzadas? ¿Existen diferencias entre la crisis de EEUU y la crisis de deuda en Europa?

Bernanke ha señalado que el déficit norteamericano aumentó a finales de la década de 1990 superando el 5.5% de su PIB en 2004. Si el ahorro interno disminuyó pero las inversiones se mantuvieron estables, esto únicamente puede significar que el déficit se financió con dinero extranjero (acumulación de ahorro en otros países). Y ahí aparece en escena China. La economía china posee una balanza comercial muy favorable con EEUU (Por cierto, qué hará en el futuro China con sus enormes reservas de dólares). De hecho, gran parte de los beneficios chinos vía exportaciones hacia EEUU no se reinvirtieron en China ni tampoco aumentó en exceso el consumo interno en China. Estos beneficios se acumularon en forma de ahorros y reservas de divisas. ¿A dónde fue este ahorro chino? Aparentemente este exceso de ahorro se canalizó hacia los mercados financieros estadounidenses. ¿Qué sucedió después? Este exceso de dinero hizo disminuir los tipos de interés y redujo los incentivos para ahorrar en los ciudadanos estadounidenses y europeos. En otras palabras, los bancos (prestamistas) empezaron a prestar dinero (concesión de hipotecas) para la compra de viviendas, de un coche nuevo o incluso de vacaciones sin importarles lo más mínimo si las personas iban a poder devolver dichos préstamos. Es más, con los mercados del préstamo saturados de dinero fácil, los prestamistas hicieron cualquier cosa por llegar a acuerdos. Paralelamente los ingenieros financieros norteamericanos (podéis consultar este glosario económico) crearon productos tales como las obligaciones de deuda garantizada (CDO), que reunían hipotecas de alto riesgo con deudas de riesgo menor en forma de bonos calificados como AAA (véase agencias de calificación), con lo que se convertían en activos de muy bajo riesgo que se demandaban en todo el mundo.

miércoles, 27 de noviembre de 2019

¿A quién favorece y a quién perjudica la inflación y la deflación? Desempleo, deflación y deuda

Original aquí
En principio, la inflación ayuda a los deudores y perjudica a los acreedores. Con la deflación ocurre justo lo contrario: perjudica a los deudores y ayuda a los acreedores. Dado que las personas ricas tienen muchas más probabilidades de ser acreedores y de tener dinero en el banco y acciones; es bastante probable que la inflación no les guste en exceso. Por su parte, las clases medias suelen tener hipotecas y saldos pendientes en las tarjetas de crédito; por consiguiente, tratarán de evitar una deflación (más detalles en Krugman: el comité de la deflación). Para Friedman la inflación y la deflación son siempre problemas monetarios: la inflación se debe a un exceso de dinero en la economía (sin crédito bancario no hay inflación), mientras que la deflación se debe a una insuficiencia de liquidez. Para este autor, los banqueros centrales para contener una depresión "deben subirse a un helicóptero lleno de dinero y esparcirlo": metáfora del helicóptero (más detalles sobre inflación y deflación aquí, aquí y aquí).

martes, 26 de noviembre de 2019

Hiperinflación o deflación en Alemania, ¿qué facilitó el ascenso de Hitler al poder?

Hannover, 1930 (desempleados). Original aquí
En Alemania la memoria económica presenta ciertas lagunas y es sorprendentemente selectiva. En la actualidad, casi todo el mundo recuerda la inflación de Weimar (véase la Revolución de noviembre de 1918) a principios de la década de 1920. Bien es cierto, que los comienzos no fueron nada fáciles. En sus primeros cinco años de existencia, la extrema derecha asesinó a los dos líderes comunistas -Rosa Luxemburg (1919) y Karl Liebknecht (1919)- pero también al ministro de Relaciones Exteriores y empresario Walther Rathenau (1922). Sin embargo, apenas se recuerda la deflación y la austeridad adoptada entre 1930 y 1932 (siguiendo las pautas del patrón oro) bajo el mandato del canciller Brüning, que permitió el éxito electoral de Adolf Hitler (The Economist: Germany's hyperinflation phobia; voxeu.org: How failing banks paved Hitler's path to power: Financial crisis and right-wing extremism in Germany, 1931-33)